Psicólogo Victor HernándezPsicólogo Victor Hernández
Psicólogo Victor HernándezPsicólogo Hernández
Psicólogo Hernández

Tu bienestar integral es mi prioridad.

Soy psicólogo orgullosamente egresado del Instituto Politécnico Nacional, he estudiado la Maestría en Psicoterapia Cognitivo Conductual en el Centro de Psicoterapia Cognitiva. Cuento con mas de 10 años de experiencia en el trabajo clínico ayudando a pacientes con Ansiedad, Depresión, Fobias, Angustia, Duelos por separación (Divorcios), Problemas de pareja, problemas de concuta, entre otros. Siempre con excelente resultados.

Psicoterapia Cognitivo Conductual

¿Que es la terapia Cognitivo Conductual?

Es una terapia psicológica con resultados rápidos y efectivos en la que nos veremos en promedio una vez por semana, y te llevaras algunas tareas para casa, a través de las cuales podrás llegar a entender como pensar sobre ti mismo, sobre las personas que te rodean y las ideas que tienes acerca del futuro.

La manera en que pensamos afecta a nuestros sentimientos y comportamientos. A través de la terapia Cognitivo Conductual adquirimos herramientas para hacer frente a las situaciones que vivimos día con día.

En la terapia Cognitivo Conductual tenemos una máxima que dice "Percepción es realidad", es decir que nosotros valoramos la realidad con base a nuestra percepción. Sin embargo a veces nuestra percepción puede tener algunos fallos y generarnos sufrimiento. En este tipo de terapia nosotros buscamos tener una percepción más objetiva a través de cuestionar nuestros pensamientos con evidencias claras.

Aunque es importante conocer en donde se originó la manera que tenemos de percibir el mundo, La terapia Cognitivo Conductual esta centrada en el aquí y el ahora, por lo que estructuramos las sesiones y las tareas para casa de una manera en la que puedas aplicar en el aquí y el ahora todo lo aprendido en la terapia.

La investigación científica ha demostrado que la Psicoterapia Cognitivo Conductual es muy eficaz en distintos tipos de problemas como:

-Ansiedad
-Depresión
-Fobia social y Fobias en general
-Trastorno Obsesivo Compulsivo
-Bulimia y Anorexia
-Estres Postraumático
-Trastorno Limite de la personalidad.
-Manejo y control de la Ira.
-Control de conductas compulsivas (Comer en exceso, Beber, Fumar)
-Duelos por fallecimiento
-Duelos por separación.
- Relaciones de pareja conflictivas.

Los terapeutas cognitivo conductuales somos cálidos, empáticos y nos preocupamos realmente por lo que te esta pasando, de manera que siempre buscaremos hacerte sentir cómodo en tu proceso terapéutico y aunque los resultados se comienzan a ver con rapidez, siempre respetaremos tu ritmo.

TERAPIA INDIVIDUAL

Encontraremos alternativas de solución a los problemas de la vida diaria que por tus propios medios no has logrado resolver.

Este tipo de terapia va enfocada a adolescentes y adultos, el fin ultimo de la terapia es que puedas retomar el control de tus decisiones y afrontar responsablemente las consecuencias que estas traigan.

A través de esto lograras experimentar una mayor libertad y bienestar, aclarando y alcanzando tus metas personales.

TERAPIA DE PAREJA

Generando nuevas formas de comunicación y actitudes para resolver conflictos.

En este tipo de terapia analizaremos los conflictos cotidianos que pueden llevar a la ruptura de la relación de pareja. el como surgen y se mantienen estos problemas.

Con el objetivo obvio de conseguir una intervención eficaz, planteamos la forma de superarlos centrándonos en aumentar el intercambio de conductas positivas y en mejorar la comunicación y la resolución de problemas.

TERAPIA INFANTIL

Basada en Juegos y dibujos que le permiten a tu pequeño expresar y superar situaciones difíciles.

La idea es desarrollar el pensamiento del niño para que cambie las conductas disfuncionales pero con una justificación del por qué debo hacerlo. Observar el juego del niño proporciona una comprensión de los pensamientos, sentimientos y visión del mundo por parte del mismo.
Respetable Lic. Psic. Hernández

Deseamos expresarle nuestro más sincero reconocimiento y agradecer profundamente la preferencia y confianza que ha brindado a nuestra Empresa. Su apoyo nos hace cada día mejores personas y aumenta nuestro compromiso con la sociedad de ofrecer herramientas de calidad que acerquen y faciliten la comunicación entre usted y sus pacientes.

Reiteramos nuestro compromiso de fortalecer nuestra relación comercial, poniendo a su alcance cada día nuevos servicios de alta calidad y que su confianza en nosotros se incremente con el agrado de cada uno de sus nuevos pacientes.

El equipo de Directorio Médico Nacional
FORMACIÓN ACADÉMICA
Licenciado en Psicología / Centro Interdisciplinario de Ciencias de la Salud IPN
Maestría en Psicoterapia Cognitivo Conductual/ Centro de Psicoterapia Cognitiva
CURSOS Y DIPLOMADOS
Diplomado en Psicología de la Obersidad / Instituto latinoamericano de Sobrepeso y Obesidad
Tanatología y Duelo / Instituto Nacional de Cardiologia
Prevención de la Conducta Suicida / Centro de Investigación Social y Atención Pedagógica A.C.
Psiquiatría y Psicología infantil y del Adolescente / Centro Especializado en Psicología de la Salud
Psicopatología Infantil y del Adolescente / Hospital Psiquiátrico Infantil
Comunicación Asertiva / Grupo Devlyn
Relaciones Humanas / Grupo Devlyn
Simposio de Psicología
Neurología para Psicólogos / Instituto Nacional de Neurología
El Dolor Físico y el Dolor Anímico / Hospital General de México
ACTIVIDAD PROFESIONAL
Psicoterapeuta Cognitivo Conductual en CEYOP desde 2009
Psicólogo clínico en Clínica Nueva Esperanza de 2012 a 2015
Psicólogo Cognitivo Conductual en área de abuso sexual en Hospital Psiquiátrico Infantil Dr. Juan N. Navarro 2013 a 2014
Pasante en psicología en Hospital Psiquiatrico Fray Bernardino Alvarez 2009
RECONOCIMIENTOS
Socio fundador de CEYOP Centro de Evaluación y Orientación Psicologica
ASOCIACIONES
Registro Nacional de Profesionistas - Psicólogo Certificado
Consultorio CEYOP San Juan de AragónEstoy ubicado en la A.V 608 No. 163 Colonia San Juan de Aragón 3ra sección.

A 5 cuadras del metro bosque de Argón.

Recuerda agendar tu cita previamente
Tener Depresión y Ansiedad significa Tener un Cerebro en constante GuerraAutora: Carmen Basilio

Dividido entre preocuparse demasiado y no preocuparse en absoluto.

Me diagnosticaron depresión y ansiedad en 2016, los dos “resfriados comunes” de la enfermedad mental. Sin embargo, no dejes que ese apodo te engañe, porque no hay nada común en la forma en que estos dos trabajan juntos para alterar completamente el funcionamiento de mi cerebro.

A veces, mi cerebro parece alternar entre episodios depresivos y ansiosos. Siento que siempre estoy intercambiando uno por otro, rara vez experimento un día “bueno” en el que ambos permanezcan relativamente tranquilos. Si mi ansiedad no se está convirtiendo en un problema, mi depresión sí, y viceversa.

Pero a menudo, estos dos demonios se sincronizarán juntos, ambos despertando de su sueño simultáneamente para ir a la guerra el uno con el otro con la intención de hacer de mi vida un infierno viviente personal.

La ansiedad y la depresión funcionan esencialmente como opuestos entre sí. Esto es un poco una simplificación excesiva, pero generalmente, la ansiedad puede ser entendida como una mente hiper-activa y la depresión como una mente sub-activa. Sobre todo he aprendido a hacer frente a la situación cuando uno u otro toma el relevo, pero lo que sigue siendo un reto para mí es cuando los dos atacan al mismo tiempo.

La ansiedad quiere que me levante. Si no me levanto, alguien se decepcionará, o perderé una fecha límite, o todo el mundo pensará que soy perezoso, o simplemente seguiré girando y girando y girando en espiral.

La depresión no me deja levantarme. Si me levanto, tendré que fingir una sonrisa a todo el mundo, o simplemente heriré a más gente, o no podré concentrarme porque ¿quién puede concentrarse en algo cuando todo lo que haces no tiene sentido?

Cuando los dos brotan al mismo tiempo, me vuelvo total y completamente inútil. Aunque mi mente puede estar yendo a un millón de millas por minuto y no quiero nada más que ser productivo para poder aliviar algo de la tensión de preocuparme por mis responsabilidades, físicamente no puedo levantarme. No puedo seguir adelante porque por cada pensamiento de carrera, hay una cuerda que lo retiene.

Me duele la cabeza – se siente como si mi cerebro estuviera literalmente empujando contra mi cráneo sin ningún lugar a donde ir. Es vertiginoso y desorientador; y sobre todo, es infinitamente frustrante. Hace que las tareas más simples sean imposibles y sólo quiero gritarme a mí mismo: “¿Por qué no puedes hacer lo que quieras?”.

Lidiar con la culpa es la parte más difícil porque no hay nada que pueda hacer más que sentir cada doloroso aguijón. Quiero ser capaz de funcionar correctamente, pero no puedo, y me hace sentir como el mayor fracaso del mundo de una persona.

Objetivamente, sé que mi cerebro está enfermo y eso hace que hacer algunas cosas sea más difícil para mí. Pero aun así, no puedo escapar del peso aplastante de la culpa por no poder actuar como una persona “normal” que puede hacer cosas “normales”. Hay una sirena sonando diciéndome que debo cumplir con mis responsabilidades, pero también hay una voz gritando que nada de lo que hago importa, así que simplemente me doy la vuelta y me muero, y el ruido dentro de mi cerebro me deja completamente paralizado.

Todavía estoy aprendiendo a enfrentarme cuando estas dos fuerzas opuestas en mi cabeza se enfrentan entre sí. Todo lo que he aprendido es que no hay nada más que hacer que pasar por ello. Trato de ser gentil conmigo mismo, recordando que hay químicos fuera de lugar en mi cerebro y no soy una mala persona para eso. Hablar amablemente contigo mismo cuando estás luchando contra una enfermedad mental es mucho más fácil decirlo que hacerlo, pero lo estoy intentando.

Tomado de: https://mentehermosa.net

Si te identificas con este articulo, en CEYOP podemos ayudarte.

Llamanos o envía un Whatsapp al 5511868939 para agendar una cita.

Psic. Víctor Hernández
Mitos y realidades del autismoRecientemente vi en Facebook una noticia, respecto a un pequeño con autismo en Estados Unidos, el cual fue maltratado y esposado por meterse dentro del compartimento en una paquetería. Muchas personas con este padecimiento sufren discriminación, burlas y ataques debido al desconocimiento de la población respecto a este padecimiento. Por esto el día de hoy comparto esta información esperando sea de utilidad para todos.

El Trastorno del Espectro Autista (TEA) es un trastorno del neurodesarrollo, se define como una gama de desórdenes neurobiológicos, es decir, no es una enfermedad sino una alteración en el desarrollo. Aunque se desconoce la causa exacta, se sospecha de una alteración de los genes en conjunto con factores ambientales. Se llama trastorno de espectro porque sus síntomas y severidad de los mismos varían de persona a persona, sin embargo estos afectan dos ejes principales:

a) Comunicación social: al tener dificultades en la comunicación verbal y no verbal, presentan complicaciones al relacionarse con otras personas. Esto a su vez limita la reciprocidad emocional, no porque no puedan sentir, sino porque se les dificulta comprender las emociones.

b) Patrones de conductas atípicas: Las personas con TEA tienden a interesarse en pocas actividades y las repiten una y otra vez. Por lo que los cambios de rutina les presentan dificultades.

Ya que lo hemos definido brevemente, a continuación se exponen 10 de los mitos más comunes con respecto al TEA:

1. Las vacunas pueden detonar el TEA: Esto jamás se ha demostrado, no obstante el no vacunarlos si representa un riesgo para su salud.

2. La manera en la que los padres educan y tratan a sus hijos puede provocar Autismo: Totalmente falso, los padres no son los responsables, este trastorno no se deriva de la falta de afecto.

3. Las personas con TEA no sienten, no pueden amar: La realidad es que las personas con TEA pueden sentir amor, cariño, amistad o cualquier tipo de afecto. Que lo expresen diferente no quiere decir que no lo sientan.

4. Es contagioso: El TEA no puede ser contagiado ya que no es generado por una enfermedad infecto-contagiosa.

5. Es una afectación curable: El TEA no tiene cura, sin embargo con una atención integral, mejora su calidad de vida y puede lograr una mejor integración en la sociedad.

6. Son personas extremadamente inteligentes: TEA no es sinónimo de genialidad, hay quienes tienen un CI normal, otros superior a la media, algunos pueden presentar alguna discapacidad intelectual y otros pueden tener habilidades extraordinarias como en matemáticas, música o pintura, sin embargo es algo poco común y no es característico del trastorno.

7. Son personas agresivas: A pesar de que pueden presentar ansiedad intensa o inflexibilidad no son personas agresivas, simplemente hay momentos que les cuesta más trabajo regular sus emociones.

8. Son personas que no pueden aprender: Claro que pueden aprender, solo que ellos aprenden a su propio ritmo y manera, ya que procesan la información de diferente forma, por lo que es muy importante que nunca se pause su formación integral.

9. Son intocables: a pesar de que presentan dificultades para comunicarse de manera verbal y no verbal, y que pueden reaccionar de forma inusual, esto no quiere decir que no puedas tener contacto físico con ellos.

10. El niño se siente mejor aislado ya que vive en su mundo: esto no es cierto, se ha demostrado que el niño puede sentir ansiedad al estar solo, es por eso que es muy importante acompañarlo y comunicarte con él.

Es importante que consideremos siempre a cada persona de manera individual y no generalizar, ya que esto es lo que genera los mitos y estereotipos.

Si eres padre de un niño que ha sido diagnosticado con Trastorno del Espectro Autista es natural que tengas dudas, inseguridades y miedos. Por eso es mejor eliminar los mitos para poder tener una mejor comprensión del trastorno, la información correcta es indispensable para impulsar el desarrollo e integración del niño.

Psicologo Víctor Hernández
Anorexia y BulimiaLa anorexia y bulimia son dos trastornos de la alimentación que están basados en un deseo primordial por perder peso, seguido de un terror abrumante por recuperar el peso perdido.

A esto se le suma una autopercepción distorsionada respecto a la propia imagen corporal, lo que lleva la persona que presenta estas alteraciones a comportamientos extremos con tal de mantener un peso y figura “Ideal”.

A continuaciones mencionaré algunos de los síntomas que nos pueden ayudar a identificar la presencia de anorexia o bulimia:

COMPORTAMIENTO EN LA ANOREXIA
- Restricción voluntaria de comida.
- Disminución ingesta de líquidos.
- Conducta alimentaria extraña.
- Aislamiento social.
- Ejercicio compulsivo.
- Disminución de las horas de sueño.
- Pesarse compulsivamente.
- Laxantes, diuréticos.

PENSAMIENTOS Y EMOCIONES EN LA ANOREXIA
- Distorsión severa de la imagen corporal.
- Terror a subir de peso.
- Negación total o parcial de la enfermedad.
- Negación de sensaciones de hambre, sed o sueño.
- Temor a perder el control.
- Dificultad de concentración.
- Desinterés sexual.
- Desinterés por actividades lúdicas o recreativas.
- Dificultad en reconocer sus emociones.
- Síntomas depresivos y/o obsesivos.
- Irritabilidad.

Aunque la bulimia es similar a la anorexia nos encontramos con que el perfil típico de la paciente bulímica es el de una mujer joven (la edad de aparición se sitúa entre los 16 y los 23 años), con un peso y tamaño dentro de la normalidad, que presenta atracones (consumir gran cantidad de alimentos de forma compulsiva y en poco tiempo) seguidos de vómitos, con abuso de laxantes, diuréticos y práctica excesiva de ejercicio, con el fin de contrarrestar la gran cantidad de alimento ingerido y poder así controlar el peso.

COMPORTAMIENTO EN LA BULIMIA
- Vómitos autoprovocados.
- Almacenamiento de comida.
- Evitación de comidas sociales.
- Disminución del rendimiento escolar y laboral.
- Inasistencia a clase o al trabajo.
- Salidas frecuentes de casa. Evita la familia.
- Mentiras innecesarias.
- Robos.
- Consumo de alcohol y a veces de drogas.
- Promiscuidad sexual.
- Disminución horas de sueño.

PENSAMIENTOS Y EMOCIONES EN LA BULIMIA
- Terror a subir de peso o deseo compulsivo de perderlo.
- Distorsión severa de la imagen corporal.
- Ocultamiento de la enfermedad.
- Baja autoestima.
- Ánimo depresivo con ideaciones suicidas.
- Egocentrismo.
- Dificultad de concentración.
- Irritabilidad y cambios bruscos de humor

Consecuencias.
Las consecuencias fisiológicas van a venir determinadas por la gravedad y duración de los síntomas y los tratamientos recibidos. Así, nos podemos encontrar con falta de maduración y alteraciones en los ovarios (en el caso de las chicas) y estancamiento en el aparato reproductor (en el caso de los chicos), úlceras esofágicas, osteoporosis, bradicardias (baja frecuencia del ritmo cardíaco), dentaduras muy deficitarias, estado general debilitado, etc.

En el ámbito social tiene secuelas que pueden ir desde su propio aislamiento a la dificultad de incorporación a los proyectos aparcados.

En el ámbito familiar suelen aparecer separaciones de los padres que anteriormente estaban en crisis, enfermedades de los padres que se agravan y adelantamiento de la emancipación de los hermanos/as que viven la situación en casa como insostenible.

SEÑALES DE ALARMA
- Pérdida progresiva de peso
- Negar la pérdida de peso o no considerarla nunca suficiente
- Restricción de alimentos calóricos (azúcares, grasas...)
- Amenorrea
- Uso descontrolado de laxantes y diuréticos
- Ejercicio físico excesivo

Si has observado comportamientos que te hagan sospechar que algunos de tus amigos/as o familiares presentan este problema, es importante que no te alarmes excesivamente y que mantengas la calma para poder ayudarle. Quizás, la mejor táctica es que busques el momento adecuado, un lugar tranquilo donde conversar sin ningún tipo de interrupción, escucharle mostrarle tu preocupación y deseos de ayudar.

Es importante darle tiempo a la persona para que hable y relate sus sentimientos. Escuchar cuidadosamente e intentar no juzgarle, no convencerle de que lo que está haciendo es una “tontería” y no insistir en que tiene que comer o dejar de vomitar. De esta forma, sólo conseguiríamos que la persona desconfiara de nosotros y se encerrara más en sí misma.

Ofrecer información, transmitir nuestra preocupación y apoyarle en la búsqueda de soluciones será nuestra postura. Quizás le podamos ayudar a buscar un profesional donde acudir y acompañarle en su primera entrevista.

En el caso en que la persona niegue el problema y se muestre contraria a iniciar cualquier proceso de recuperación, debemos entender que es parte del problema. En muchas ocasiones los familiares y amigos/as de una persona en esta situación sienten impotencia y frustración y piensan que no pueden ayudar.

Nuestra tolerancia y solidaridad es la mejor ayuda.

En Ceyop con gusto brindamos nuestros servicios de atención psicológica.

Psic. Víctor Hernández.
La importancia de tener amigos¿Alguna vez te has preguntado para que necesita una persona tener amigos?

En el mundo hay todo tipo de personas, algunas muy sociables y otras no tanto, y otras más ni tantito. Y la realidad es que todos los estilos son respetables.

Sin embargo es algo evidente que como especie el ser humano es social por naturaleza, vivimos en sociedades, y aun las personas más alejadas de las civilizaciones modernas suelen vivir en grupos.

Bueno, pues resulta que esto es algo muy útil, ya que el ser humano de entre todas las especies, parece ser el menos dotado de habilidades físicas que le permitan subsistir por cuenta propia; salvo quizá aquellos atletas superdotados capaces de ganar el “Ninja Warrior”.

El vivir en sociedad ha permitido que la especie humana evolucione a lo largo de la historia. No obstante hoy en día podemos encontrarnos con personas que prefieren tener el mínimo contacto con otras personas, aislándose, transformándose en ermitaños de la nueva era, y de ser posible comunicándose solo cuando es necesario y a través de la tecnología.

Como dije antes esto es algo muy respetable, sin embargo creo que es importante resaltar que el generar vínculos con otras personas puede traer grandes beneficios para la salud emocional.

Las emociones básicas son algo natural, están ahí por una razón, y esta es proveernos de energía para ejecutar acciones que ayuden a solucionar determinadas situaciones.

Por ejemplo: si voy y me preparo un sándwich, y viene alguien a tratar de arrebatármelo, probablemente me enoje y enojado tendré energía para defenderme de tal injusticia.

¿Pero que sucede si quien me lo quiere quitar es alguien de quien “creo no me puedo defender”?, quizá un jefe. Bueno pues en tal caso, si no cuento con herramientas asertivas probablemente me aguantaré el enojo.

Supongamos ahora que yo acumulo 10 situaciones similares en las que me he aguantado, bueno pues todas esas emociones buscaran una salida, en primera instancia si no expreso mi emociones hablando, lo haré a través de conductas, y si tampoco lo hago a través de conductas pues terminaré somatizando, es decir me enfermo de algo.

Hablar sobre cómo nos sentimos es una herramienta muy buena para expresar las emociones. En la antigüedad las personas hacían filas enormes en los monasterios para desahogar sus penas en los oídos atentos de algún monje.

Cuando una persona tiene una amplia red de apoyo, con esto me refiero a un grupo de amigos, familiares, pareja, en fin personas de confianza. Esta persona será similar a un hombre que en sus espaldas lleva un costal de tabiques pesados (sus problemas), pero que cuenta con personas que le aprecian y que con gusto le ayudaran a sostener un tabique cada quien por unos momentos para aligerarle la carga (escuchándole hablar y dando consejos, opiniones o bien palabras de aliento). Al final ellos le devolverán su tabique, pero para entonces el habrá recobrado fuerzas para cargarlos y además quizá empiece a encontrar soluciones y su costal cada vez tendrá menos tabiques.

Cuando una persona tiene una red de apoyo limitada, con esto me refiero a 1 o dos personas en su grupo de amigos y familiares de confianza. Esta persona es similar a un hombre que en sus espaldas lleva un costal lleno de tabiques, y que las personas cercanas al apreciarlo mucho trataran de ayudarle a soportar el peso, y si son dos cada una tratará de soportar medio costal de tabiques, pero al ser mucho el peso se lo devolverán casi de inmediato, y quizá el hombre no logre descansar suficiente, y quizá no logre solucionar tan rápido sus problemas.

Cuando una persona no tiene red de apoyo alguna, esta persona es similar a un hombre que debe cargar siempre solo con sus tabiques, y descansa poco, y se abruma mucho.

Para una persona solitaria no siempre es fácil reconocer que necesita ayuda de otros, pero cuando se da la oportunidad, suelen descubrir los grandes beneficios que esto trae.

Construyamos relaciones sanas, elijamos con sabiduría quienes formarán parte de nuestra red de apoyo, y seamos parte de la red de apoyo de otros, recordemos siempre que la unión hace la fuerza.

Psic. Víctor Hernández
Sólo fluyeMuchos hemos pasado por etapas en las que no nos sentimos tan motivados, etapas en las que sin darnos cuenta cómo, hemos ido dejando de lado nuestros sueños y metas, cosas que nos apasionaban y para las que éramos muy buenos, y que hoy en día, quizá por tratar de mantener la seguridad de un trabajo estable, o porque nos ha resultado muy complicado hemos ido dejando de hacerlas.

Cuando dejamos que esto suceda y no hacemos nada al respecto, comienza a generarse en el interior una sensación de insatisfacción, es entonces cuando caemos en la monotonía y terminamos conduciéndonos por la vida como maquinas que solo saben ejecutar cierta serie de instrucciones que se precisan para seguir subsistiendo. Nos volvemos planos, afectivamente hablando, dejamos de disfrutar los placeres de la vida y nos volvemos irritables.

Bien, ante esto lo peor que podemos hacer es re víctimizarnos, ojo, no víctimizarnos, sino re víctimizarnos, es decir, no cuestionaremos si en el pasado fuimos víctimas a quienes se les arrebataron sus sueños, pero si podemos evitar hoy en día ser víctimas, empoderémonos y retomemos las riendas de nuestra vida.

La Psicología como ciencia, es relativamente joven, tiene fundamentos sólidos pero sigue creciendo y desarrollando nuevos enfoques y teorías que nos permiten redescubrir los ¿por qué? y ¿para qué? del ser humanos. En años recientes ha comenzado a tener un mayor auge la PSICOLOGÍA DEL FLOW, y no, no estoy hablando en términos de reggaeton.

La psicología del Flow en resumidas palabras se refiere al fluir:

Mihaly Csikszentmihalyi (1996) la define como un estado mental en el que la persona está completamente absorta en una actividad con el único objetivo de la satisfacción y el placer de hacerla. En este estado es característico que la persona tenga la sensación de que “el tiempo vuela”, es decir, se pierde la noción del tiempo, se olvidan los problemas y las preocupaciones. Los pensamientos y las acciones se suceden con naturalidad, acompañando a este estado mental peculiar. Todas las sensaciones y percepciones parecen fluir con armonía y la persona está envuelta en la actividad de forma global. Se hace más fácil cumplir los requerimientos de la tarea sin ansiedad ni preocupaciones y la persona se siente más capaz y preparada para realizarla.

Mi pregunta de reflexión para ti es: ¿Alguna vez has sentido algo parecido?, y si esto es así, ¿Qué era lo que estabas haciendo cuando te sentiste así?

En la biblia, en el libro de Apocalípsis 2:4-5 dice: "Pero tengo contra ti que has dejado tu primer amor”.

Creo yo que esa es la clave, en la vida como en la fe, muchas veces se puede llegar a perder ese primer amor por lo que uno hace, por con quien uno está, en fin por la vida misma. Y lo que hace falta es recordar: porque elegí mi carrera o profesión; como me emocionó conseguir mi trabajo; Cuan feliz me hacía tocar la guitarra; cuanto espere por que saliera cada entrega de "El señor de los anillos"; la cara de baboso autista semi zombi que puse la primera vez que vi a mi chica, etc, etc.

El auto conocimiento es indispensable para esto, después de todo, quien mejor que tú para conocer tus sueños y metas personales.

Psic. Víctor Hernández
¿Cómo volver a ponerse en píe ante la adversidad?Fácil es paras quien solo observa decir no te rindas, levántate ya vendrán tiempos mejores, supéralo, etc etc.

Sin embargo cuando uno está dentro de la situación las cosas no parecen tan sencillas, y uno puede llegar a sentirse incomprendido, o pensar que tiene algo mal adentro que no puede lograr levantarse.

Aun así hay algunas personas que lo logran, se levantan y siguen sus vidas; no como antes, algo ha cambiado, no obstante parecen haberles devuelto las fuerzas para levantarse y avanzar. Por otro lado hay personas que dan la impresión de que no volverán a levantarse, personas para quienes dicha situación (sea la que fuere que le ha dañado) representa el final.

La diferencia está en la capacidad de Resiliencia, que básicamente se refiere a la capacidad que tiene una persona a sobreponerse de la adversidad. La capacidad de levantarse y aprender de la experiencia. O como diría Friedrich Nietzsche “Lo que no me mata, me hace más fuerte”.

Sin embargo el ser resiliente no es un Rasgo de personalidad, ni es parte esencial de nadie, la resiliencia es una habilidad que podemos aprender, y de la que a veces haremos acopio, y dependiendo las circunstancias a veces no.

Lo que si es que hay ciertos factores que favorecen nuestra capacidad de resiliencia, he aquí algunos de ellos para que en circunstancias complicadas puedas recobrar el ánimo y seguir adelante:

1.- Redes de apoyo: Establece buenas relaciones con familiares cercanos, amistades y otras personas importantes para ti. Aceptar ayuda y apoyo de personas que te quieren y escuchan, fortalece la resiliencia. Ayudar a otros en circunstacias similares a las tuyas también te dará satisfacción.

2.- Transforma la crisis en oportunidades: no siempre podrás evitar que surjan crisis, pero si puedes cambiar la manera como las interpreta y reacciona ante ellas. Piensa a futuro, la crisis pasara y entonces que es lo que harás?

3.- Acepta que el cambio es parte de la vida: Es posible que como resultado de una situación adversa no te sea posible alcanzar ciertas metas. Aceptar las circunstancias que no puedes cambiar te puede ayudar a enfocarte en las circunstancias que si puede alterar.

4.- Dirigete hacia tus metas—Desarrolla algunas metas realistas y comienza a realizarlas, quizá parezcan pequeños logros, pero el punto es empezar a moverse otra vez. Con este nuevo enfoque te colocaras en el camino hacia tus metas de mayor dimensión.

5.- Toma decisiones: no importa bajo que circunstancia estes siempre tendras opción a elegir, quizá no se presenten las mejores opciones, pero algo hay que decidir. Es momento de reempoderarte, decide lo que quieres hacer con lo que tienes enfrente, no hay porque revictimizarse cada día, toma las riendas de tu vida y emprende el camino que tú elijas.

6.- Autoconocimiento: En muchos casos este es un resultado natural, aprendes mucho sobre ti mismo, valoras y reconsideras las cosas de tu vida a distintos niveles.

7. Cultive una visión positiva de tí mismo: Desarrollar la confianza en tu capacidad para resolver problemas y confiar en tus instintos, ayuda a construir la resiliencia.

8. Manten las cosas en perspectiva: Todo en su justa medida, si tienes la capacidad para decir que no soportaste algo, bueno pues si lo soportaste o de otro modo no estarías vivo diciéndolo. Hay cosas que nos duelen mucho y es natural sufrir por ellas, pero todo en su justa proporción.

9. Conserva la esperanza: Una visión optimista te permite esperar que ocurran cosas buenas en tu vida. Trata de visualizar lo que quieres en vez de preocuparte por lo que temes.

10. Cuida de ti mismo—Presta atención a tus necesidades y deseos. Interésate en actividades que disfrutes y encuentres relajantes. Ejercítese regularmente. Cuidar de ti mismo te ayuda a mantener la mente y cuerpo listos para enfrentarse a situaciones que requieren resiliencia.

Psicólogo Víctor Hernández
Personas tóxicas.Percepción es realidad.

Lo que nosotros percibimos y pensamos acerca del mundo conforma nuestra propia realidad. Por esto es que gran parte del trabajo en la psicología cognitivo-conductual va enfocado al cuestionamiento y reestructuración de los pensamientos.

Hay un dicho que cita “Somos lo que pensamos”, y si esto es así, valdrá la pena tener un mayor autocontrol respecto.
Últimamente se ha hecho muy popular el término de “Personas Tóxicas”, que tal como suena, se refiere a personas que se dañan sí mismas y pueden llegar a dañar a otros en su entorno a través de sus conductas o discursos, aquí presentamos 6 rasgos que pueden ayudarnos a identificar mejor a una persona tóxica (aunque puede haber más):

1. Egocentrismo: Suelen ser personas que únicamente están enfocadas en sí mismas, aplican la regla del Yo-Yo, solo hablan de las cosas que para ellos son importantes, sin atender a las necesidades reales de quienes les rodean. No saben escuchar a los demás y suelen tomar la mayoría de las cosas como algo personal.

2. Visión catastrófica: Ante una amplia gama de posibilidades sobre las consecuencias de alguna situación, ellos siempre pensarán en la peor de ellas. Son pesimistas y siempre ven el lado malo de las cosas. Generalmente su discurso consiste en quejas.

3. Auto victimización: Se viven así mismas como víctimas, se perciben incapaces de tomar el control de su vida y generar cambios positivos. Por lo que se frustran y culpabilizan siempre a los demás, “por su culpa no puedo” “Por tu culpa soy infeliz”.

4. Manipulación: Pueden ser altamente demandantes, por lo que trataran de manipular a través de la culpa para que no te alejes, o cedas ante sus caprichos, ya que si estas en desacuerdo para ellos es porque “eres parte de ese mundo hostil al que se enfrentan día con día”

5. Envidia: Una persona toxica difícilmente se alegrara por los logros o triunfos de alguien más ya que esta tan enfocada en sus propias carencias que de alguna manera percibe como algo injusto que al otro le vaya bien.

6. Insatisfacción general: Al estar tan enfocados de una manera tan rígida en los 5 puntos anteriores, es muy difícil que lleguen a disfrutar de la vida, no valoran sus propios logros, minimizan las cosas buenas que les pasan, por lo que realmente se sienten insatisfechos.

Como vemos una persona tóxica en realidad está sufriendo, y si no sabemos interactuar con ella también podemos sufrir al relacionarnos con ella. La buena noticia es que la persona tóxica no está condenada a permanecer en este estado, y otra buena noticia es que si entre las personas que estimo o con las que debo interactuar hay personas tóxicas, también hay estrategias para protegerme sin tener que alejarme. En próximas publicaciones retomaremos este tema.
¿Cómo tratar a las personas tóxicas?En el articulo anterior abordamos el tema de las personas toxicas y como reconocerlas, en esta ocasión tocaremos el tema sobre como convivir con ellas.

En primer lugar es importante señalar que tu respuesta dependerá en mayor o menor medida de la situación en la que te encuentres y del tipo de relación que tengas con la persona en cuestión; ya que no es lo mismo una persona que te cruzas por la calle que alguien de tu familia con quien tienes que convivir habitualmente. En el primer caso, que actúes o no seguramente no suponga para ti una consecuencia mayor, mientras que en el segundo, si no tomas medidas vas a desgastarte y es posible que esta situación acabe afectándote a otros niveles con consecuencias negativas para ti.

Dicho esto, cuando te encuentres ante determinadas reacciones de este tipo de personas. Puedes seguir los siguientes pasos:

1. Toma aire e intenta distanciarte mentalmente unos segundos para pensar si te gustaría responderle y qué querrías decirle. De este modo no estarás reaccionando de una manera automática y podrás tener mayor control de tu respuesta.

2. Intenta no tomarte la reacción del otro como algo personal, en realidad lo que dice y hace tiene mucho más que ver consigo mismo que contigo.

3. No permitas que te maltraten o invadan tu espacio. Cuando esto suceda toma las medidas adecuadas en función del tipo de relación que tengas con quien está actuando así.
Por ejemplo:

Si la persona que te ha faltado el respeto ha sido un superior tuyo en un contexto de trabajo, puede ser oportuno contar hasta diez ante la situación y posteriormente encontrar un momento tranquilo para ir a hablar con él/ella y expresarle cómo te has sentido, pero hazlo siempre de una manera asertiva, puedes checar nuestra publicación sobre comunicación asertiva para darte algunas ideas.

Si se trata de alguien que no resulta importante para ti, puedes ponerle limites educadamente pero es preferible que no gastes demasiadas energías con este tema y tomes distancia. Si esa persona te da igual, mejor no te relaciones con alguien así.

Y en el caso de que se trate de alguien con quien deseas seguir manteniendo relación, si su reacción te genera malestar o te hace sufrir es necesario que le pongas límites de manera firme sin insultar ni ofender pero de una manera clara para hacerle ver lo que te está haciendo. También te recomiendo que hables con esa persona y le cuentes cómo te sientes cuando actúa así. No obstante, si pasa el tiempo y después de haber hablado sobre esto reiteradas veces, sigue repitiéndose su comportamiento contigo, quizás sea el momento de replantearte qué deseas hacer con esa relación puesto que las consecuencias que te trae pueden perjudicarte más que beneficiarte y éstas te van a pasar factura más pronto que tarde.

¿Podemos impedir que el malestar del otro se impregne en nosotros?

Sí, quizás nos cueste un poco encontrar una manera de posicionarnos que nos resulte eficaz ya que a cada una/o le funcionan unas cosas, siempre y cuando no nos falten el respeto o se sobrepasen con nosotros, ya que como hemos visto en los puntos anteriores eso no lo debemos tolerar.

Pero si se trata de alguien, por ejemplo, criticón, entrometido, perfeccionista, sabelotodo, … y deseas mantener la relación con esa persona a pesar de esa característica de su personalidad y de la molestia que te genera. Ahí sí puedes encontrar la manera de lograr que su actitud te afecte lo menos posible.

Tratar a personas tóxicas sin que su malestar pase a ser el tuyo, puede ser un reto para ti pero puedes conseguirlo mediante el manejo de los límites, poner límites cuando es necesario, cuando nos sentimos invadidos mediante el humor por ejemplo puede ser una buena manera, ya que si te pones seria/o y marcas el límite a menudo puede ser que la otra persona utilice eso como arma arrojadiza contra ti y en ese momento te sientas indefensa/o. El humor resulta muy útil, para señalar al otro y poner cada cosa en en su lugar.

Otra opción es ignorar, que por ejemplo, las manías de la otra persona, no vayan contigo, no ponerte el saco puede ser una buena estrategia para dejar al otro solo con sus argumentos, sin gastar un ápice de tu energía.

Las personas cambian sólo cuando se lo proponen y toman medidas para cambiar.

No te desgastes intentando cambiar a los demás, te resultará más eficaz cambiar desde ti, posicionarte tú de otra manera. De este modo, podrás fluir con las circunstancias sin sentir frustración ni enfado por la actitud de los otros.

Recuerda que en Ceyop tenemos opciones de ayuda para ti.
TOC-TOCEn nuestra sociedad es muy valorado el que una persona sea autoexigente y altamente competitiva, quienes se apegan a estos parámetros se vuelven personas de “Excelencia” “Triunfadores”.

Y es verdad que cierto nivel de exigencia es necesario para lograr nuestros objetivos, pero cuando este nivel interfiere en nuestro bienestar, algo no anda bien.

Muchas personas piensan que lo normal es esforzarse hasta la perfección a como dé lugar, y consideran mediocres o conformistas a aquellos que no se esfuerzan como ellos. Sin embargo este nivel de perfeccionismo tiene su precio:

• Aislamiento social
• Humor depresivo
• Sensación de fracaso y frustración
• Pensamiento obsesivo
• Lentitud y la pérdida de tiempo
• Insatisfacción con la propia imagen.

Desde una perspectiva clínica el Esquema de Perfeccionismo se relaciona directamente con los siguientes criterios:

1. Presencia de un esquema de auto-evaluación anómalo que se manifiesta por:
• Concentración focalizada en un área específica (por ejemplo, pérdida de peso).
• Fijación de metas poco razonables, pero que su personalidad determina como óptimas.
• Auto-evaluación constante del logro de los objetivos, autocriticándose y auto-evaluándose de una manera negativa y constante. (“Lo pude haber hecho mejor”, “Lo estoy haciendo todo mal”, “soy un inútil”)

2. Una lucha constante por lograr sus objetivos, sin considerar las consecuencias negativas que le puede traer:

• emocionales (depresión, etc.)
• físicas (insomnio, etc.)
• cognitivas (dificultad para concentrarse, etc.)
• conductuales (comprobación excesiva, lentitud…).

Los logros son importantes, pero no nos definen como personas, tener éxito es muy deseable, pero siempre es importante valorar los costos.

Psic. Víctor Hernández
4 PASOS PARA ELIMINAR LA DEPENDENCIA EMOCIONAL.4 PASOS PARA ELIMINAR LA DEPENDENCIA EMOCIONAL.

Por regla general esta situación suele afectar a un mayor número de mujeres que de hombres. Aunque quienes lo experimentan de estos últimos padecen las mismas consecuencias que cualquier mujer con la desventaja de que les suele dar más vergüenza acudir a una consulta psicológica porque sienten que su hombría está en duda.

La dependencia emocional tiene mucho que ver con la forma en que una persona se desvaloriza. Por ello, es importante que se tengan en cuenta estos pasos si se quiere escapar de esta situación tan peligrosa.

1. Reconocer que hay un problema.

El primer paso consiste en reconocer la existencia de que en nuestra relación hay un problema porque a veces, aunque nos hagamos los ciegos existen ciertas señales de alarma ante las que no podemos pasar de largo.

Además, es conveniente que analicemos nuestras relaciones, ya que no solo existe dependencia emocional en las relaciones de pareja, también se puede dar en amistades, compañeros, familia y personas del entorno. En general, es una situación que puede establecerse en cualquier ámbito.

Para evaluar si tenemos la tendencia a establecer relaciones de dependencia con los demás podemos fijarnos en las características que definen a una persona dependiente como:

• Su felicidad se centra en una sola persona, no disfruta de otra cosa que no sea estar con quien ama o aprecia.

• Su alegría depende de cómo le tratan los demás y de lo que piensen de ella. Si se siente aceptada todo genial, pero como sienta que cae mal o que tienen mala opinión de ella, su felicidad se esfuma.

• Evita a toda costa llevar la contraria para evitar enfrentamientos porque le invade el temor a molestar o a ser rechazado.

• Antepone el deseo de otros, al suyo propio. Se siente como si no tuviera capacidad de decisión.

• Solo está bien consigo mismo cuando percibe que es querido.

• Le invade a menudo el miedo a perder a esa o esas personas que tanto ama o aprecia. A su vez, ese miedo le impide disfrutar de las relaciones.

• Cae fácilmente en los chantajes emocionales, ya que no soporta que por su culpa alguien sufra. Sacrifica su felicidad para dársela a otros.

• Prefiere sufrir antes que dejar a la persona a la que estás enganchado/a. No tiene la fortaleza de cortar un contacto porque tampoco siente que tiene la capacidad de salir adelante sin esa persona a la que quiere.

• Necesita al otro/a, sino la vida pierde su sentido.

• El sentimiento de culpa está a menudo con ella. Siente que es responsable de la felicidad de los demás, ya sea su pareja, familia, amistades, etc. Se siente con la obligación de contentar a los demás y si no lo hace se siente culpable.

• Quiere tener el control de la vida de la otra persona para tener la seguridad de que no la perderá. Se convierte en una especie de espía para seguir incluso las conversaciones que tiene con otras personas y deja de vivir su vida para seguir la del otro.

• La persona está tanto en el centro de su vida, que sus amistades y demás pierden importancia para ella. Hay tendencia de aislamiento social, sólo le apetece estar con esa persona, y cuanto más tiempo diario mejor.

• La relación genera ansiedad. La persona nunca está contenta porque quiere más, y sobre todo teme que la dejen, lo cual sería una catástrofe porque no se imagina la vida sin esa persona.

A cualquiera nos gustaría tener a alguien especial en nuestra vida. Lo que diferencia a una persona no dependiente es que cuando están solo/a puede tener momentos de melancolía, pero eso no le detiene para seguir disfrutando de otras facetas de su vida.

La persona con dependencia emocional necesita al otro para disfrutar. En cambio la persona dependiente no puede estar sola porque se deprime y su autoestima decae, siendo incapaz de disfrutar de la vida. Ha convertido la relación con el otro en su única necesidad para creer sentirse bien.

2. Hacer un listado de cosas que perjudican y se hacen por amor o cariño.

Una vez que ya se ha reconocido la existencia del problema y se tiene el convencimiento de eliminar la dependencia emocional es recomendable hacer un listado de cosas que se han llegado a hacer por alguien y que de una u otra forma nos perjudican.

Aquí tenemos que ser conscientes de que una persona dependiente no se fija en su bienestar personal, sino en el de la otra persona para no perderla.

Si quieres cambiar, lo primero que debes hacer es pensar en ti lo primero, que tu bienestar sea lo principal en tu vida.

¿Qué cosas tenía la otra persona que te perjudicaban?, ¿qué has hecho tú por el otro que a ti te hacía daño?, ¿has dejado de lado amistades, familia, actividades, estudios, desarrollo personal, etc..?, ¿te han tratado con el respeto que te mereces?
¿Has hecho cosas que no están bien para no perderla?, ¿cómo ha sido tu estado emocional?, ¿sientes que has mendigado amor o afecto y has ido muy insistente detrás?, ¿has aguantado muchas cosas negativas con tal de no perder a esa persona?
En estos casos es importante ser consciente del sufrimiento provocado por ser una persona dependiente. Para ello, un ejercicio que nos puede ayudar es pensar en todo lo negativo que la relación ha traído, de esta manera reforzaremos nuestras ganas de cambiar y de eliminar la dependencia emocional.

3. Hacer las pases con mi autoconcepto y autoaprobación.

“La mayoría de miedos de ser rechazado descansan en el deseo de ser aprobados por otras personas. No bases tu autoconcepto en sus opiniones”

4. Aprender a estar solo/a
La vida es más bonita con amor, pero este llega sanamente cuando uno se siente bien consigo mismo. No podemos tener una relación sana si antes no nos hemos desarrollado como personas por lo que aprender a estar solo/a es fundamental.
Cuando uno mismo se ama y no necesita a los demás, es cuando está preparado para querer de una manera sana.

Uno debe aprender a disfrutar de la vida sin pareja. Hay infinidad de cosas que hacer como descubrir y desarrollar nuestros habilidades, labrar nuestro futuro, dedicar tiempo a las aficiones, hacer amistades con gente buena, viajar, disfrutar de las pequeñas cosas, y sobre todo cuidarnos y amarnos como nos merecemos.

Articulo Original de la Psic. Cristina Pérez.

En CEYOP podemos ayudarte a alcanzar tu libertad emocional.

Psic. Víctor Hernández
Tolerancia a la frustración.En los artículos anteriores abordamos el tema de Actitud y motivación, y como estos pueden ayudarnos o frenarnos para conseguir nuestras metas.

En esta ocasión me gustaría hablar sobre la tolerancia a la frustración, debido a que en ocasiones, podemos “pensar” que tenemos la actitud adecuada y tener muy claras nuestras metas (motivación), sin embargo presentamos dificultades para controlar las emociones desagradables que experimentamos.Lo cual podría llevarnos a perder excelentes oportunidades de crecimiento, ya sea porque explotamos de ira, o porque terminamos abandonando las cosas cuando no resultan como esperábamos.

Tolerar la frustración significa ser capaz de afrontar los problemas y limitaciones que nos encontramos a lo largo de la vida, a pesar las molestias o incomodidades que nos causan. Por lo tanto, se trata de una actitud y como tal, se puede desarrollar.

La frustración es la emoción que surge cuando no logramos lo que queremos o cuando suceden situaciones que no deseamos.

Según la intensidad del sentimiento y nuestras propias características personales, podemos reaccionar con enfado, angustia, ansiedad, etc. Pasar por una situación de frustración, no implica fracasar y por eso, es importante no confundir la tolerancia a la frustración con la tolerancia al fracaso, ya que eso anularía el proceso de aprendizaje.

De pequeños creíamos que el mundo giraba a nuestro alrededor, que lo merecíamos todo al momento. No sabíamos esperar ya que no teníamos el concepto del tiempo, ni la capacidad de pensar en los deseos y necesidades de los demás.

Aprendemos a tolerar la frustración, cuando nos ponen límites y nos sentimos “despojados” de lo que “necesitamos” en un determinado instante. Como niños no tenemos las herramientas para eliminar, disminuir o tolerar ese malestar y si siempre nos dan lo que pedimos, no aprendemos a aguantar la molestia que provoca postergar nuestros deseos, al llegar a la edad adulta, seguiremos sintiéndonos mal cada vez que nos vemos obligados a posponer una satisfacción.

Aprender a tolerar la frustración requiere paciencia, pero vale la pena. La vida de los que toleran las frustraciones es menos estresante y resulta más agradable, ya que podemos enfocarnos en convertir los problemas en oportunidades, teniendo más probabilidades de resolverlos.

Tolerar la frustración nos facilita enfrentarnos con éxito a la vida. Por eso, ¡no sigas esperando una “solución mágica”! ¡Corrige tu actitud ante las frustraciones! Ya que es ésta la que obstaculiza el logro de sus objetivos.

La frustración forma parte de la vida y, aunque no podemos evitarla, podemos aprender a controlarla y superarla, aumentando nuestra tolerancia a la misma: Siendo conscientes del tipo de sentimientos que provoca y analizándolos. Evitando reaccionar como si los deseos fueran necesidades orgánicas, que necesitan satisfacción y alivio inmediato. Controlando los impulsos, pensando en los resultados que has obtenido cuando has reaccionado igual en circunstancias similares y en lo que has conseguido.

En CEYOP podemos ayudarte a aprender a conocer y controlar tus emociones.

Psic. Víctor Hernández
Lo que te mueveLo que te mueve.

En el artículo anterior abordamos el tema de la actitud, en el cual veíamos como los factores pensamiento, emoción y conducta se encuentran relacionadas entre sí, además de algunos tips para cambiar nuestra actitud si consideramos que nos hace falta hacerlo. En esta ocasión reflexionemos acerca de la motivación, algo que sin duda determina nuestras actitudes.

Quizá alguna vez te hayas sentido desmotivado, o sin ganas de hacer las cosas, y no encuentras la manera de cambiar esa sensación. Lo que a su vez te provoca mayor desmotivación y desesperación.

Bueno, lo primero que hay que comprender es que la motivación es ese motor que te impulsa a hacer todo lo que haces, y que toda motivación parte de una necesidad. Por ejemplo: si tienes hambre te sentirás motivado a prepararte un sándwich, o comprarte algún alimento.
Maslow dividía las necesidades en el siguiente orden:

1. Fisiológicas: aquellas cosas básicas para nuestro organismo (alimentación, respiración, descanso, sexo)

2. Seguridad: una vez que han sido satisfechas esas necesidades básicas entonces podemos avanzar un escalón en la pirámide y buscamos la seguridad física, de empleo, moral, familiar, en fin todo aquello que no haga percibir que estamos seguros.

3. Afiliación: entonces si ya estamos listos para buscar satisfacer otro tipo de necesidades como la amistad, el afecto entre hermanos o con la pareja, construir relaciones y vínculos más estrechos.

4. Reconocimiento: cuando se bien que poder comer mañana, cuando puedo comprarme ropa y tengo un techo bajo el cual resguardarme, cuando tengo relaciones afectivas importantes (amigos, pareja o familia, o todas las anteriores) entonces seguramente buscare sentirme satisfecho con mi propio auto concepto, con lo que hago, con lo que emprendo. Pondré más atención en aquellas cosas que me dan identidad.

5. Autorrealización: finalmente llegamos a la cima de la pirámide, el escalón de los sublime, la espiritualidad, los valores, el arte, la plenitud.

Ahora bien, el orden de estos peldaños no implica que no haya interacción entre ellos, y que a veces podamos confundir la necesidad que realmente queremos cubrir.
Para encontrar la motivación adecuada para hacer lo que te has propuesto es necesario que tengas presente cual es la necesidad que deseas cubrir.

Quizá el área en la que te encuentras trabajando no es lo que soñabas cuando eras pequeño, quizá las cosas no han resultado como tu esperabas y por ello hoy te sientas algo desmotivado, pero recuerda que el empleo que hoy tienes te puede ayudar a alcanzar tus verdaderas metas siempre y cuando tengas claro a donde quieres llegar, siempre y cuando reconozcas cuál es tu verdadera necesidad.

RECUERDA TENER CLARO EL "¿PARA QUE?" DE CADA COSA.

Hasta la próxima.

Psic. Víctor Hernández
Cuestión de ActitudSeguramente alguna vez hemos escuchado que nos diga, o que le digan a alguien más: “Deberías cambiar tu actitud”.

Pero ¿Que es la actitud?

Bien, la real academia de la lengua española la define como:
Postura del cuerpo humano, especialmente cuando es determinada por los movimientos del ánimo, o expresa algo con eficacia.

Desde la psicología entendemos a las actitudes como la manera que tenemos para enfrentar las distintas situaciones que se nos presentan, y se componen de 3 partes:

1. Lo que pensamos.
2. Lo que sentimos.
3. Lo que hacemos.

Una actitud genuina mantendrá cierta armonía entre estos 3 elementos.

Si mi actitud me está causando conflictos, o considero que me podría convenir cambiarla es importante saber que:

a) Lo primero que debo cambiar es lo que hago: Tomar acciones diferentes, aunque lo que pienso y lo que siento no concuerden al principio.

b) Lo segundo que cambiara será mi pensamiento: No se trata de un coco wash, es solo que al hacer cosas distintas obtendré resultados distintos que me darán una nueva perspectiva.

c) Lo que siento cambia al último: La emoción es más primitiva, por lo que cambiarla tarda más, pero el ser humano tiene una capacidad de adaptación impresionante, o dicho de otro modo, te vas a acostumbrar.

La terapia con enfoque Cognitivo Conductual justamente trabaja estos tres elementos. si te interesa puedes contactarnos y agenndar una cita:

Pic. Víctor Hernández
UN CUENTO PAR ABORDAR EL TEMA DEL DIVORCIO CON LOS NIÑOSEL CUENTO DE LA TORTUGA

Erase una vez una tortuga de tierra llamada Duna que vivía en la arena. Le encantaba dar paseos por el campo y tumbarse al sol en la playa. Lo hacía a diario. También le gustaba excavar túneles y los cangrejos eran su animal favorito.

Cerca de allí, en el Océano, había una tortuga de mar llamada Patricio, que vivía en la profundidad del mar y disfrutaba nadando en las olas.

Un día Duna, la tortuga de tierra, buscando y rebuscando cangrejos llegó hasta la orilla del Océano, al mismo tiempo que Patricio, la tortuga de mar, nadó hasta las aguas menos profundas de la playa para poder sacar la cabeza de debajo del agua y contemplar el cielo azul. De pronto Patricio y Duna cruzaron sus miradas y se enamoraron. Patricio nunca había visto una tortuga de tierra y su aspecto diferente le pareció muy atractivo. Lo mismo le sucedió a Duna al ver el caparazón azulado de Patricio.

Las dos tortugas decidieron casarse. Durante un tiempo vivieron en la orilla del Océano para que Duna pudiera calentarse en la arena y Patricio permanecer en las aguas poco profundas.

Pronto tuvieron dos bebés tortugas Tommy y Tina, que se parecían a su padre y a su madre. Les encantaba tanto nadar en el Océano con su padre Patricio como tomar el sol en la arena como su madre Duna. Pero de pronto algo falló. Duna cada vez pasaba menos tiempo en la orilla del Océano y Patricio se pasaba el día nadando en aguas profundas. Además cuando estaban juntos discutían y se peleaban. Llegado el momento Patricio y Duna decidieron que ya no querían vivir más juntos.

Tommy y Tina estaban muy tristes. Querían estar con papá y mamá todo el día ya que amaban a los dos por igual. Tommy estaba muy enojado y gritaba sin parar y Tina estaba todo el día dentro de su caparazón.

Un día decidieron pedir ayuda al búho sabio que siempre daba buenos consejos. Y esto fue lo que hablaron.

“¿Puedes conseguir que papá y mamá vuelvan a estar juntos?”

“A veces las tortugas de mar y las tortugas de tierra discuten porque son dos especies distintas y con hábitos distintos. La tortuga de tierra se siente triste en el mar y la tortuga de mar se siente triste en la tierra. ¡Es preferible que cada cual viva donde es feliz! Pero vosotros, Tommy y Tina sois medio tortuga de tierra y medio tortuga de mar, así que podéis vivir en los dos sitios. Podéis vivir tanto con papá como con mamá”.

Y eso es lo que hicieron Tommy y Tina. Descubrieron muchos amigos y querían a papá y a mamá. Se convirtieron en una especie de tortuga nueva, capaz de vivir en tierra firme y en el mar.

Pasic. Víctor Hernández
¿Que hace un Psicólogo?Desde que empece a estudiar la carrera de psicología en 2005 hasta ahora que me encuentro trabajando de ella me he encontrado con ciertos tabúes al respecto: Que si los psicólogos trabajamos con locos, que si ya estoy analizando a mis interlocutores, que si los psicólogos somos unos chismosos que solo nos queremos enterar de la vida de los demás, etc. etc.

La lista podría seguir y seguir, pues bien navegando en la red encontré un articulo muy bueno en http://gabinetedepsicologia.com/ que ayuda a resolver estas y otras dudas que podrían surgir:

¿Que hace un Psicólogo?

Un psicólogo clínico, y en concreto un psicólogo cognitivo conductual focaliza su trabajo en encontrar respuestas a preguntas como; ¿De qué manera te ves a ti mismo, al mundo y a quienes te rodean?, ¿Cómo te sientes? ¿Cómo influye tu manera de pensar y actuar en tus sentimientos?
Un psicólogo cognitivo conductual puede ayudar a cambiar la forma de pensar (parte cognitiva) y la forma de comportarse (parte conductual), con el fin de ayudar a sentirse mejor. A diferencia de otros tratamientos psicoterapéuticos, la terapia cognitivo conductual se centra principalmente en el “aquí y el ahora”. Un psicólogo cognitivo conductual busca maneras de mejorar el ánimo o reducir la ansiedad desde el presente, aunque no renuncia a analizar el pasado y su influencia en el momento actual.

La terapia cognitivo conductual se ha demostrado que es especial eficaz para el tratamiento de:

• Ansiedad
• somatizaciones
• Adicciones
• Depresión
• Trastornos de la conducta alimentaria
• Problemas familiares
• Miedos / fobias
• Dificultades en la relación social
• Afronamiento del duelo
• Manejo del dolor
• Trastorno de pánico
• Trastorno por estrés post traumático
• autoestima
• Psicología del deporte
• Estrés /ansiedad para afrontar los cambios que se producen en la vida.

¿Cómo funciona la terapia cognitivo conductual?

La terapia cognitivo conductual ayuda a romper premisas distorsionadas frecuentes cuando aparecen síntomas de malestar en las personas. Centrando su esfuerzo en pensamientos, sentimientos y conductas. Se crean habilidades personales para hacer frente de manera estable a amenazas, causas y síntomas que sufre la persona. El objetivo es que se produzca un entrenamiento duradero de los mecanismos implicados en la mejoría.

El Trabajo del psicólogo cognitivo conductual:

• El psicólogo cognitivo conductual, analiza y desmenuza los síntomas y problemas para que sean más fácilmente observables para sus pacientes. Se sirve de test y de registros para identificar los patrones de pensamiento, las emociones, las sensaciones corporales y los comportamientos.
• Se hace especial hincapié en si las ideas y pensamientos son realistas o no.
• El psicólogo cognitivo conductual ayuda a encontrar la manera de cambiar pensamientos negativos y conductas improductivas.
• Una vez se han identificado las áreas que es necesario modificar, el psicólogo pauta “tareas” y ejercicios entre sesiones para poner en práctica estos cambios en la vida cotidiana.
• En cada sesión, el psicólogo clínico valora con su paciente cómo ha ido desde la sesión anterior. El objetivo es afinar la utilidad de las pautas y facilitar la interiorización.

En CEYOP trabajamos bajo el modelo cognitivo conductual, puedes ingresar a nuestra pagina para contactarnos y obtener mayor información

Psicólogo Víctor Hernández
Consultorio San Juan de Aragón
Descargar mi ficha de contacto

Llame para asistencia o agendar una cita

55 1186 8939
Av. 608 163, San Juan de Aragón III Sección, 07970